enero 24, 2015

Otro año, otra vez

Navegando por ahí me enteré de la cantidad de blogs abandonados que languidecen en los rincones del ciberespacio, olvidados por sus creadores e, inevitablemente, por sus lectores. Por supuesto que no recuerdo la cifra, pero estoy segura de que es enorme, pues me sorprendió al momento de leerla.

Durante casi un año este blog engrosó las filas de los ninguneados (dicése del sujeto desantendido y que parece invisible). Vuelvo a leer las últimas entradas y los sucesos que narré en ellas me parecen absurdamente ajenos, aunque en su momento me hayan parecido relevantes, o por lo menos curiositos. Algunos estamos condenados a mirar atrás y ver nada más la banalidad de nuestras vidas. Temo que un porcentaje muy alto de la población mundial transita su existencia así, cambiando momento a momento sin notarlo, aplastados por lo que parece una monolítica rutina.

Y aún así, veo estos últimos 12 meses y la avalancha de sucesos también me aplasta: enfermedades, apuros económicos, malas y buenas noticias familiares, aprendizaje dentro y fuera de las aulas, más enfermedades, un tratamiento de ortodoncia que ha modificado algo más que mi apariencia y mis ahorros... y la dolorosísima experiencia de ver, ahora sí de frente y sin tapujos, la horrenda situación que impera en mi país desde hace tanto tiempo y que no parece tener fin.

Muchas gracias a quienes siguieron (y espero sigan) visitando estas páginas y dejaron comentarios durante mi ausencia, los cuales me conmueven y me animan a seguir dando lata por aquí.

El espanto nos ha unido en estos meses, tanto en México como en el mundo. Ojalá, siempre ojalá, que cosas mejores nos unan más adelante.

Mientras tanto, aquí seguiremos hablando de pura frivolidad, como nos gusta.

Saluditos para todos, ¡y gracias por sus visitas!


febrero 16, 2014

Cry wolf

En español es más largo describir el concepto: es eso de gritar "¡el lobo!" por joder... hasta que el verdadero lobo aparece y nadie hace caso.

Así me sentí el sábado, cuando estaba sentada en una salita de exámenes de la sección de urgencias de conocido y rimbombante hospital (privado) de mi ciudad. ¿Estaré gritando "¡lobo!" sin que aparezca? ¿O de veras necesito estar aquí?. Mi problema era un dolor intenso y matador en la planta del pie derecho, que apareció un día antes sin motivo aparente y que se fue incrementando al paso de las horas, al grado de que para ese fatídico día ya me era muy difícil y doloroso el caminar apenas unos pasos. Pero, ¿realmente necesitaba atención de urgencia? El cerebro me decía "¡exagerada!", el pie me decía "¡ya córtenme para dejar de sufrir!".

Sí, podría haber ido al servicio médico que pago con mis impuestos, pero eso habría implicado horas de espera para que, quizá, me dieran una aspirina. Podría haber esperado a hacer una cita con algún ortopedista durante la semana. Podría haber aguantado como los(as) machos(as). Podría haber hecho muchas cosas.

Cry wolf. Lo mío resultó ser bastante sencillo de tratar, básicamente enjuagues de agua caliente, pomaditas, analgésicos y antiinflamatorios para apaciguar los tendones. Pero para llegar a eso me vieron 4 doctores (en parejitas), dos enfermeras, dos camilleros, como tres radiólogos y múltiples miembros del personal administrativo del hospital.

Cry wolf. En el pecado llevé la penitencia: un cuentón que abultará el saldo de mi tarjeta durante al menos un par de meses. Y la extrema incomodidad de sentirme como una tonta.

En el breve recorrido desde la sala de exámenes hacia los rayos X y de regreso (en silla de ruedas, cómo no) pude ver a la gente que en verdad había visto al lobo. Una chica dormida/sedada con la carita muy hinchada y dos de sus familiares dando vueltas por su cubículo con angustia contenida... un hombre con aparatoso ojo morado, tratando de comer algo de la charola que le habían llevado... un chico en atuendo de futbol recorriendo a duras penas todo lo largo del pasillo, seguramente por instrucción médica a pesar de su evidente lesión en la rodilla... otro chico con un dedo dolorosamente roto, recibiendo la noticia de que lo operarían en la noche para arreglárselo.

Y yo con un dolor en la planta del pie. Sin una fisura siquiera, sin rastros de artritis o algún otro horror. Cry wolf. Pero de que dolía, dolía en serio. De hecho, aún ahora duele.

Cry wolf. Una y otra vez, hasta encontrar la razón del sufrimiento.
Cry wolf. Porque el día que apareza el lobo, sabré ya qué hacer al respecto.



febrero 09, 2014

Oso olímpico redux - Uniformes de invierno

Ahh, ahora tenemos los Juegos Olímpicos de Invierno, en la muy vituperada ciudad rusa de Sochi. Como aficionada a la moda y al tejido, disfruté enormemente del largo y colorido desfile de los deportistas durante la ceremonia de inauguración, con el beneficio particular de que ahora los gorros, bufandas y guantes tejidos fueron protagonistas.

Si quieren ver las fotos de tooodas las delegaciones, pinchen por acá. Créanme que traté de obtener mejores fotos (todo de Internet, of course), pero los dioses de la web hoy no me ayudaron. Aquí les comparto algunos que me llamaron la atención, tanto por los uniformes en sí, pero también por los accesorios tejidos:

Andorra: Lindos suéteres con tejido estilo Fair Isle, muy apropiados.

Letonia: Muy original la combinación de colores y los motivos de zigzag. ¡Quiero el cardigan largo con todo y morralito!

México: ¡Bravo! Espléndida adaptación del traje de charro, ahora en forma de un dignísimo traje deportivo. ¡Quiero esa chamarra!

Polonia: Motivos que recuerdan copos de nieve, y por ahí se asoman gorros tejidos con grandes pompones.

Eslovaquia: No encontré acercamientos de los gorros y bufandas, pero tienen diseños de corazones geométricos en jacquard.
 
 
 Y finalmente, Estados Unidos con sus suéteres de Ralph Lauren, muy criticados y sin embargo... me gustan. Una de las deportistas comentó con sorna que "parecían hechos por una abuelita", yo digo... ¡¿Y eso que tiene de malo?! Sí, son muy llamativos y super-extra-patrióticos-kitsch, pero justo eso es parte de la diversión de los juegos olímpicos.

Así que a ver lo que podamos de las competencias y a sacar ideas para los accesorios y prendas que tejeremos durante el año.

Пусть начнутся игры!   Let the games begin!  ¡Que empiecen los juegos!

enero 26, 2014

¡Aplaquen a sus chamacos!

Todos hemos visto (sufrido) la escena: está uno tratando de comer y departir tranquilamente en algún restaurante y aparece algún niño, niña o conjunto de estos corriendo por los pasillos, trepándose a las sillas y armando su desmadrito... y ninguno de sus progenitores está a la vista. Los meseros hacen (a veces) lo que pueden por contenerlos, pero nunca tienen éxito, sobre todo porque (supongo) no pueden agarrar de un brazo a los pequeños diablillos y llevarlos a rastras hasta donde están sus padres, so pena de ser acusados de abuso. Así que los comensales seguirán sufriendo hasta que la bendita familia tenga a bien retirarse del lugar. O hasta que un chamaco se descalabre o se entierre un tenedor.

Justo hoy, en este dominguito relajado antes de la tormenta, mi media toronja y yo acudimos a popular restaurante italiano de cadena y en la sección donde nos queríamos sentar estaba la ubicua familia con los ubicuos chilpayates latosos, dos niñas en este caso, una como de 3 años y otra como de 6.
La hostess y el mesero tuvieron que ahuyentarlas del gabinete donde nos queríamos sentar y limpiar los asientos que habían sido hollados por sus patitas, antes de que pudiéramos ocuparlos. Las niñas procedieron a irse a otro cubículo a seguir con sus juegos y griteríos. Me costó trabajo identificar a los papás de las niñas, pues ni siquiera pestañearon cuando las niñas se alejaron notoramiente de su mesa. Eran una pareja joven pero no mozuelos, con una amiga más.
La niña más pequeña empezó a emitir agudos gritos sin motivo, y fue hasta entonces que el papá se levantó a ver qué pasaba, cosechando miradas reprobatorias de los parroquianos y uno que otro amplio gesto de "qué onda con ustedes" (ese fue de mi parte).

Y así transcurrió la comida, entre niñas saltando de asiento en asiento (afortunadamente se fueron ocupando los cercanos a nosotros) y papá levantándose a darle de comer en la boquita (gritona) a la más pequeña... en lugar de agarrarla, sentarla sobre sus rodillas y calmarla para que dejara de dar lata. Alguna vez se levantó también la mamá a intentar atraer a las pequeñas bestezuelas, pero eran tan tibios sus esfuerzos y tan patético su gesto de "no se realmente lo que estoy haciendo", que el asunto no se resolvió sino hasta que llegó la cuenta y desocuparon la mesa. Oh, cuánta felicidad nos trajo su partida...

No estoy descubriendo el hilo negro al decir esto: la libertad de los niños tiene su lugar, pero no es en zonas públicas donde pueden ejercerla. La niña más grande del relato en algún momento acabó montada a horcajadas sobre los respaldos de dos gabinetes, imposible que la amiga de la pareja no la viera (dado su ángulo de visión, el mismo que yo tenía) y no les dijo na-da a los papás. Tampoco es muy inteligente eso de permitir que tus hijas jueguen literalmente a tus espaldas y fuera de tu vista en un lugar público... pues sospecho que si esta familia se comporta así en un restaurante deben hacerlo también en otros lugares... y, señores, EL MUNDO ES PELIGROSO, especialmente para los niños que carecen de límites.

¿Represión? Sí y mil veces sí. A un niño se le tiene que reprimir para que aprenda a tener límites y a respetar a sus semejantes. No les va a pasar nada malo si se les enseña a sentarse a la mesa y entretenerse con un cuentito para colorear mientras los adultos platican. Y, queridos (es un decir) papás de niños inquietos: si no los pueden controlar... ¡no salgan de casa! Su derecho a comer en restaurantes acaba donde empieza mi derecho a comer TRANQUILA en ese mismo lugar.

Y ahora, para completar la ya de por sí dañina influencia de los restaurantes con área de juegos (que son una de las mejores maneras de que los chiquillos aprendan a NO poder estarse quietos antes-durante-y-después de malcomer), ahora hay una sala de cine con área de juegos incluida. Porque sentarse a ver una peli es muuuuy aburrido... Insisto, si el niño, niña o similar no tiene la capacidad de ver sentatido una película... ¡todavía no es momento de llevarlo(a) al cine!

Acá la descripción. Y luego nos quejamos de la gente que no puede dejar de consultar su smartphone durante la película y que reacciona violentamente cuando la increpamos por ello...

Cultivando la falta de atención, con un combo de palomitas y refresco incluido




enero 19, 2014

"Del otro lado"

De repente oigo todavía esta expresión para referirse a los Estados Unidos. Del otro lado de la frontera, o la línea, como le dicen en las ciudades fronterizas de nuestro país. Hace unos meses los caminos de la vida me llevaron del otro lado, a San Antonio, Texas, en un viaje rapidito y ajetreado.

San Antonio resuena en los corazones de muchos mexicanos. Algunos, como yo, tenemos amigos y familiares por allá, otros van de compras cada año (toda una institución eso de ir de "shopping"), y muchos, realmente muchos, incluso nacieron por aquellos lugares. San Antonio es México y no lo es. Es Estados Unidos pero nos resulta más que cercano y tremendamente familiar. Somos nosotros, pero en inglés. Nuestra historia compartida se hace palpable ahí, y uno (bueno, yo al menos) se siente aturdido por los escenarios familiares, las palabras en español, la comida mexicana y la enorme cantidad de compatriotas que llena las calles, plazas y centros comerciales. Por gusto o por necesidad, México vive, prospera y se multiplica del otro lado.

Pueden ver la interesante historia de la ciudad acá, en Wikipedia. Y van las fotos:

El icónico Fuerte de El Álamo, antigua misión franciscana. Mucho más pequeño de lo que me imaginaba y está en pleno centro de la ciudad.
 
Jardines en el interior de El Álamo


El encantador Paseo del Río con infinidad de restaurantes... muchos de comida mexicana (muy buena, por cierto). Margaritas, anyone?


La Catedral en la Plaza central, con una ofrenda de Día de Muertos a la derecha
Muy bella arquitectura por todas partes, y los edificios están en general muy bien cuidados


Otro aspecto del Paseo del Río, el recorrido en las barcazas turísticas es delicioso, sobre todo de noche


La Plaza principal, frente a la Catedral
 
Ecos (más bien gritos) de México por todas partes

De este lado y del otro, los mejores deseos para todos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...